Cajon de lenceria: todo lo que puede comunicarnos este espacio de nuestra casa o alcoba.

Vivimos en sociedad, e intentamos  relacionamos de forma sana, construir relaciones sanas. Pero, cuanto sabemos del otro?.

En un cajón de lencería se conoce más a una persona, que durante una conversación con temas programados.

Qué nos refleja o comunica un cajón de lenceria?.

Un empresario serio, con un cajón de lencería masculina lleno de disfraces sexys. Me dice que ese hombre tiene vida, que se divierte, que le gusta crear situaciones de intimidad con alta carga erótica. Sobre todo, le gusta complacer y guarda el almidón para su trabajo.cajon de lenceria

Un ama de casa con un cajón con lencería wetlook, tiene un toque de dominación y entrega. Por el contrario,  una candy con lencería de lacitos y encajes, un remake a la inocencia perdida.

Están también las amantes de los corsets, de las medias excéntricas, de los catsuits. El abanico es enorme y las posibilidades infinitas.

 

Lo que está claro, es que nadie en su sano juicio carece de lencería en su armario, como mínimo,  conserva aún la que se compró para su boda. También puede suceder que las tallas hayan subido desde ese mágico acontecimiento. Pero ese no es un problema, la lencería tallas grandes es una realidad y la elección de una vida sana está a la orden del día.

465511_894939898_maitena-a-dieta-2-1_H204444_L

Muy triste es un armario con bragas que dan pena, habla de un autoestima baja, de falta de apetito o vida sexual.

Algunos ejemplos de personalidad según su cajón de lencería:

Armario de una acomplejada

Todos conocemos a personas inseguras, que no asumen que por fortuna, la vida nos hace madurar y por desgracia, en esa maduración, nuestro cuerpo pierde elasticidad. El armario de una acomplejada, refleja ese estado de permanente disconformidad con si misma. Su ropa interior da pena y si guarda algo bonito, lo esconde como si se tratara de un pecado.

lenceria maitena

Por el contrario el cajón de lencería de una persona segura de sí misma, está lleno de colores. Ni oculto, ni a la vista. Discreto y sorprendente.

También están los cajones de lencería de madre, ya entramos en un campo de psicología profunda y se lo dejo a los especialistas en puerperio. Lo sano es que sea un período temporal y no se traslade a un tiempo a temporal permanente, donde la madre mata a la mujer, cuando lo que debemos lograr, es que la madre alimente a la mujer y la haga más completa.

Maitena16

En conclusión: Un cajón con lencería es como una cocina con especias. Le da un toque de sabor a la vida!.

Y tú como tienes tu cajón?.

Dedicado a mi amiga Claudia de Argentina.