Vivimos en sociedades industrializadas, nos guste o no, nuestra economía se sustenta en el consumo. Como consumidores tenemos la responsabilidad y el derecho de consumir con conciencia. Para ello es importante analizar y agudizar nuestra mirada.

Exigir etiquetas en los productos: De esta manera tendremos mucha información vital a la hora de decidir que comprar. Lugar de origen, materiales de elaboración, etc.

En la industria alimentaria, es fundamental leer un etiquetado. Allí tendremos información sobre calorías por gramo, peso neto, fechas de elaboración y vencimiento, lugar de producción, ingredientes, conservación, agentes alérgenos y mucho más.

En la industria del juguete, también tomamos conciencia de la importancia de elegir,  de acuerdo a lo que indica un etiquetado del fabricante, y además nos importa elegir marcas por su valor añadido del diseño del juguete,  de acuerdo a edad y didáctica.

En la industria automotriz, en el hogar. También compramos con garantías de fábrica.

Consume conciencia en la modaPrecio

En cambio, en la industria textil, consumimos por el precio. Nos hemos acostumbrado a vestir de acuerdo a la etiqueta precio. Sin importarnos la explotación de personas. Sin importarnos nuestra propia salud.

Quién no se ha sentido tentado o seducido por comprar  gangas?.

Consecuencias:

En los trabajadores y el mercado laboral

En nuestra tienda de lencería on line, apostamos por  lencería  manufactura en U.E. Por materiales Europeos para la elaboración del producto con control de calidad y certificación. Elegimos  firmas de acuerdo a nuestra filosofía de mujeres reales, mujeres de todas las tallas y no solo el patrón de diseño Asiático de talla única.

Como valor añadido, realizamos dropshipping,  para evitar stockaje y reducir los portes de envío y la duplicidad de los mismos. El cliente compra,  y el producto llega a su casa, sin pasar por las manos del vendedor. Envío directo!.

Es una apuesta difícil crear conciencia en tiempos de crisis, cuando todos miramos nuestros bolsillos. Pero es de vital importancia hacerlo para consumir con conciencia.

Os garantizo, que cuando comparas un producto con otro, una braga made in China,  con otra de una firma de lencería erótica francesa, confeccionada en encaje italiano o español. No hay color!. No te dejes tentar por las imitaciones!. Piensa en todo lo que hay detrás del Low Cost.

made in china no gracias