Muchas veLenceria erotica tallas grandesces mis lectores se sienten agredidos cuando me refiero a las mujeres tallas grandes, como mujeres reales.

Me han planteado y con toda la razón, que bajo ese lema, estoy afirmando que las mujeres delgadas no son reales. También afirman que es injusto para las mujeres que se cuidan, que van al gimnasio y llevan una vida sana, llamarlas no reales.

Además,  que defendiendo la obesidad, (un mal que aqueja a las sociedades industrializadas), estoy defendiendo todas las enfermedades que el sobrepeso trae a consecuencia.

Aclaración: soy delgada y  por deformación profesional, defensora de los hábitos alimentarios. Pero una cosa no quita la otra, la obesidad no siempre tiene relación con hábitos alimentarios, sino con la genética, la constitución física, o asociada a alguna enfermedad tiroidea,

Cuando me refiero a mujeres reales, me refiero a la aceptación de quienes somos y como somos, al valor de la persona por encima de la apariencia física.

Cuando me refiero a mujeres reales, me estoy refiriendo  a la mala costumbre que tiene la Industria de la moda, de negarse a las modelos tallas grandes, incluso cuando su objetivo es vender a tallas grandes. Por eso admiro a la firma Andalea, porque tienen principios, su diseñadora jefa es una mujer talla grande y sus modelos son tallas grandes. Hay que ser consecuente y ellos lo son!.

Cuando me refiero a modelos reales, me refiero a que todas las         mujeres tenemos el mismo derecho a vernos bellas, sin condicionamientos impuestos por nadie. Menos por la Industria de la moda, que hoy llama gorda a una talla 44, cuando nada más ni nada menos, es la talla del mayor símbolo de belleza “Marilyn Monroe”.

Cuerpos imperfectos

A raíz de la enfermedad de un familiar cercano, mi madre. Una bella mujer talla grande que sufrió mucho por su cuerpo relleno en una sociedad anoréxica perdida, que consiguió la tan ansiada delgadez a raíz de la enfermedad y la muerte. Quedó reducida a huesos por el cáncer y la quimioterapia.

A partir de esa tremenda crucifixión que duró 6 años y redujo la belleza a su mínima expresión. A través de la mutilación que provocan las cirugías y por la necedad de actuar como Dioses alargando la vida, aunque la persona haya muerto mucho tiempo antes. Comencé a amar y a apreciar los cuerpos imperfectos, la belleza que refleja una anatomía, como vehículo de la expresión del alma. Cuerpos jóvenes, marchitos, delgados, obesos, mutilados, blancos, de color. Cuerpos = vida.

Nos pasamos la vida buscando la perfección, cuando la tenemos en cada suspiro y no en el traje que envejece, aunque nos obsesionemos con desear detener, la temida madurez, llegando a extremos indecentes por mantener lo efímero.

La discriminación silenciosaAndalea lenceria tallas grandes

Toda persona es bella. Pero la sociedad nos programa para ver la belleza solo en un tipo de mujer.

Muchas veces me dicen que lo de la belleza interior suena muy lindo, pero que en realidad nadie elige una rellenita en una discoteca. Soy una convencida que eso sucede, porque para un hombre ligar con una gordita es signo de looser (perdedor), el ganador se liga a la más guapa.

Este pensamiento  genera la discriminación más silenciosa de todas: la discriminación a los gordos.

Esta discriminación se hace extensiva hasta llegar a las oportunidades de trabajo.

Vivimos en una sociedad encorsetada, llena de prejuicios.

Lo más triste de todo, es lo mucho que nos perdemos por vivenciar, construyendo muros entre las personas.

A lo largo de este blog,  seguiremos luchando por romper los tópicos, los estereotipos.

Seguiremos luchando por nuestro pilar: La sensualidad no es cuestión de talla ni edad

 

tallas-grandes-lenceriaA los cuerpos los mueven mentes

“Me seducen las mentes, la inteligencia. Me seduce una cara y un cuerpo cuando veo a una mente que los mueve y que vale la pena conocer. Yo hago el amor con las mentes. ¡Hay que follarse a las mentes!”

— Martín Hache.

 

“Una buena cabeza y un buen corazón, son siempre una combinación formidable”.

— Nelson Mandela