En el pasado, la sexualidad de las mujeres se expresaba a través de variados paradigmas, pero había consagrado lo que Simone de Beauvoir denominó “Segundo sexo” (1970). Es decir, el varón ejercía un predominio en todos los aspectos del género y la mujer ocupaba el papel secundario…

Los paradigmas sexuales han cambiado

Su sexualidad se expresaba a través de los deseos de él, los de ellas eran impuros. No es casual que el porno haya estado dirigido al público masculino, para excitarlos y recién después de la excitación visual, tener sexo con su pareja. Por suerte los paradigmas han cambiado y muchos hombres se atreven a ver a sus mujeres disfrutando del sexo con otros hombres y mujeres, dejando de lado el onanismo de la tercera persona de la pantalla, para pasar a formar parte de su propia película. Que mucho difiere de la horrorosa industria porno, que transforma el sexo en algo sucio, de putas que gozan y hombres que someten a esas zorras por gozar. No es casual que en casi todas las ciudades Españolas surjan clubes swingers, un espacio preparado para que parejas de todas las edades, encuentren un lugar donde atreverse a experimentar con su sexualidad. A esos hombres que nunca le gustaron los puticlubs, abiertos de mente, seguros de si mismos y de los sólidos vínculos y lazos que lo unen  con su pareja. Se atreven a llevar al sexo a un estado de evolución, a subir un escalón donde las fantasías no son un deseo reprimido de algo sucio. Sino un juego que crea otros vínculos con su pareja, otros códigos y abre puertas que expanden su forma de pensar a cerca del sexo. Para la mujer es más fácil transgredir, no olvidemos que ha sido nuestro vehículo constante para sobrevivir a una sociedad machista. Son a ellos a los que más le puede costar dar el paso de descubrir lo increíblemente mujer que es su pareja, a ellos también se los ha estereotipado mucho y poco se habla de ello. Como todo juego y experiencia se recomienda ir de la mano, conocer las reglas, respetarlas.

Si un hombre quiere tener buen sexo debe saber acomodar a la reina

También te recomiendo “Sapiosexual”.  Un cambio en los paradigmas sexuales muy importante, es romper estereotipos de belleza. Sepultar a la barbie de porno. Romper estereotipos no por que sí, Sino por lo mucho que te pierdes de conocer personas por estar atados y condicionados a dogmas y etiquetas.

Otro motivo por el cual conocer un club liberal o swinger: Observar la sexualidad de las personas, el comportamiento sexual, la desnudez por encima de la comunicación no verbal que es la ropa, la transgresión,  la sinfonía  y por que no!, el infinito amor.

Te atreves a jugar?

 También te puede interesar Miradas lascivas en clubes liberales o la sección El Mundo Liberal

www.swingersstyle.es

Lencería erótica online